jueves, 13 de octubre de 2016

La Vinotinto Sub-17 femenina no cree en nadie


La Vinotinto Sub-17 femenina cumplió con el objetivo de repetir entre las cuatro primeras del mundo en su categoría, al batir 2-1 a México con doblete de Deyna Castellanos

PABLO A. GARCÍA ESCORIHUELA
La ambición es un valor que no se puede desestimar en el deporte. La Vinotinto Sub-17 Femenina cree en sí misma. Se empodera en la medida que avanza el campeonato mundial de fútbol que se disputa en Jordania, y apuesta a más. Sube la vara.

Ayer dio un golpe enorme. Reafirmó su estatus como el representativo venezolano más exitoso de la historia del balompié nacional (masculino o femenino), al vencer a México en los cuartos de final de la cita árabe, y entró por segundo Mundial consecutivo entre las cuatro mejores selecciones del planeta.

En Costa Rica, en 2014, este grupo comandado por Kenneth Zseremeta llegó en el cuarto lugar de aquella cita, después de ceder con Japón en las semifinales, y de sucumbir en penaltis con Italia en la final de consolación. En 2016, quieren revancha.

“La meta de este grupo es jugar el último partido, la final. De Jordania nos regresamos como campeones o segundos, pero jugando hasta el último día”, advirtió el panameño antes de irse a Jordania. 

Su advertencia quedó plasmada ayer en la forma en la que desplegaron su juego contra el cuadro mexicano, que venía como favorito después de sacar siete puntos en la primera ronda, y de acumular 10 goles a favor, más que cualquier otro rival del campeonato hasta ahora.

El planteamiento venezolano funcionó desde el inicio. Anuló al cuadro mexicano, que a pesar de que tenía más la pelota, no pudo nunca descifrar el cerrojo. A pesar de ello fueron las que pegaron primero.

A los 34 minutos, un saque de esquina cabeceado por la mexicana Jazmin Enriegue pegó en Sandra Luzardo y se desvió al arco para abrir el marcador. Con todo un país acostumbrado a ver cómo a sus equipos de fútbol les cuesta tanto remontar, se presagiaba lo peor.

Chica sensación. No contaban con Deyna Castellanos. La maracayera es la sensación del Mundial. Lo fue hace cuatro años, cuando fue la goleadora del torneo en Costa Rica, y ahora repite en su estatus, más madura, y con una personalidad que contagia a todas sus compañeras. 

Castellanos se tiene una fe inquebrantable. Bastó que pasara solo un minuto de la diana mexicana para verla controlar un balón dentro del área, y entre dos defensoras lanzar un derechazo que batió a la portera rival.

1-1, y ahora la tortilla se volteaba para Venezuela. “Deyna tiene una personalidad tremenda. Tiene una polivalencia importante dentro del campo y ayuda mucho tenerla. Pero no es sólo ella, son todas. Gracias a Dios, a mi madre y a este grupo por tantas alegrías”, dijo Zseremeta en la rueda de prensa.

A los 39, Yerliane Moreno encontró a Castellanos dentro del área, para que la ariete driblara dentro del área a la portera con facilidad, para luego anotar el tanto definitivo. Las chicas súper poderosas están más cerca de la gloria. Hoy se define su rival entre Ghana, a la que vencieron en un amistoso, o la potente Corea del Norte. Igual, no le temen a nada ni a nadie.
Cort. El Nacional